Banner Libro Chips
Vía

lunes, 9 de diciembre de 2013

Rescatan a una mujer pegada con pegamento a un retrete


Una mujer tuvo que ser hospitalizada la semana pasada después de que se quedara pegada, literalmente, a un inodoro de un centro de bricolaje en Estados Unidos. Según informa la versión digital de Commercenewstoday, la víctima estaba comprando en el centro comercial Home Depot, especializado en productos de bricolaje, situado en la localidad de Banks Crossing, al noroeste de Georgia (EE UU) y acudió al baño.

Lo que era un hecho rutinario se convirtió en una pesadilla bastante vergonzante. La mujer no pudo levantarse porque se había quedado pegada al water. La situación requirió de la intervención de los servicios de emergencia, que la consiguieron despegar y la trasladaron al hospital de Gainesville para tratarla de las lesiones sufridas.
En la primera inspección ocular del responsable del establecimiento, pudo comprobar cómo todos los asientos estaban rociados con una sustancia pegajosa. Al analizar la papelera, encontraron una bolsa de cartón con un bote de pegamento de contacto instantáneo dentro. La oficina del sheriff de Banks County busca al responsable, que deberá hacerse cargo de los gastos médicos de la mujer y de los 50 euros de desperfectos provocados en el baño.
Vía: La Razón.

domingo, 8 de diciembre de 2013

La lía por no encontrar una lata con su nombre y es detenido

La historia es así de sencilla. Un chaval llamado Pedro entra en una tienda de ultramarinos buscando una lata con su nombre de la conocida promoción de una marca de refrescos y se cabrea al no encontrarla. La dependienta llama a la policía y lo detienen. Puedes verlo en este vídeo.

Según parece ha sido condenado a pagar 933 euros por los desperfectos  destrozos en la tienda y todo por no encontrar una lata con su nombre. 

A decir verdad no es un nombre muy raro, imaginamos los pesares de otros y otras buscando latas en los que aparezcan otras denominaciones más exóticas o menos habituales.

Es posible que toda esta historia sea un montaje, un fake, vamos, pero desde luego que es graciosa.



Vía: Forocoches, Facebook.

martes, 3 de diciembre de 2013

Condenan a 10 años de cárcel por bestialismo a un hombre que mantuvo relaciones sexuales con una cabra.

Un keniano ha sido condenado a 10 años de cárcel. Había sido acusado de bestialismo al mantener relaciones sexuales con una cabra.




Vía: KTN Kenya.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Se disfrazó de Hulk y ahora no se puede despintar (real)

Para correr una carrera de atletismo en Rio de Janeiro, el bañero y cantante Paulo Henrique dos Santos, de 35 años, decidió vestirse como el Increíble Hulk y exhibir sus fuerzas, dignas del héroe de la película.

Durante la competición, en la favela conocida como Complejo Alemán, el traje fue un éxito. Pero al momento de deshacerse de su disfraz, Paulo se encontró con una sorpresa: no podía volver a la “forma humana”.

Incluso después de pasar varias horas en la ducha, tratando de quitarse el maquillaje que utilizó para crear el personaje, está completamente verde.

“Me pasé horas en el baño tratando de sacar este maquillaje y nada. Tuve que pedirle ayuda a mi novia. Y la tinta no ha disminuido. El producto se impregna en el cuerpo, y no sale aunque la frote con jabón”, explicó.

Paulo dijo que le tomó al menos una hora aplicar el maquillaje. Utilizó dos frascos del producto comprado en un almacén del Mercado de Madureira.

Asegura que va a demandar al fabricante y a la tienda donde adquirió el maquillaje.

Vía: Vaso Rojo.

martes, 9 de julio de 2013

Un equipo de Costa Rica traspasa a un futbolista a cambio de 50 balones

El modesto equipo AS Puma Generaleña, de la Segunda División del fútbol de Costa Rica, traspasó un futbolista a cambio de 50 balones , informó hoy un dirigente de esa institución a la local Radio Monumental. 

El protagonista del singular intercambio es el futbolista Roger Fallas quien, a cambio de las pelotas de fútbol, fue traspasado al equipo de la Universidad de Costa Rica, que jugará la próxima campaña en la primera división. 

"Les dije que, tenga contrato o esté libre, cuenten con él porque es un placer y un privilegio que se fijen en él, y no le vamos a cerrar las puertas para que se supere y esté en la primera división", afirmó a la radio el dirigente de AS Puma, Rigoberto Chinchilla.

Pocos profesionales

"Yo pedí 50 balones y ya está todo arreglado", apuntó el dirigente del equipo que tiene su sede en Pérez Zeledón, en el sur de Costa Rica, y que hace un mes perdió la final de la segunda división, precisamente ante la Universidad. En la segunda división del fútbol costarricense son pocos los equipos profesionales y con solvencia económica y un gran número de de sus jugadores debe trabajar en otras labores para subsistir y comprar sus accesorios deportivos.

Muchos de estos equipos no tienen patrocinadores y no le pagan salario a sus futbolistas, únicamente viáticos para que vayan a entrenar después de la jornada laboral y para que asistan a los partidos.

Vía: Grada 360

miércoles, 3 de julio de 2013

Un orensano de 5 años, obligado a demostrar que no es un camionero

Le pasó a Cristina de Borbón hace unos días. Que las casualidades a veces juegan malas pasadas. En su caso, que su número de DNI coincidía con el de otros, y que de ahí venía la confusión (después aclarada, dicen) sobre la venta de unas tierras. Pero ya el ministerio se puso a remover cielo y tierra para aclararlo. Y en apenas un par de días. A Fernando L.B., de O Barco, la casualidad hizo que comparta nombre y apellidos con otras tres personas con DNI español. Uno de ellos, el que en febrero de este año fue pillado por la Guardia Civil de un pueblo de Zamora transportando chatarra y residuos peligrosos en una camioneta, sin separar y sin licencia para esa actividad. No fue el Fernando que aparece en la foto de la derecha, pero ahora le toca a su madre demostrarlo. Y le toca a ella porque Fernando solo tiene cinco años.

«Dudo» como escribe la madre, Elisabete Braz, en su alegación, «que [el niño] condujera vehículo alguno». Lo dice sin ocultar la indignación que le causa «que por un error suyo, de la Administración, tenga yo que perder días en el trabajo para resolverlo». Van día y medio laborables fuera, pero todavía falta la contestación y el archivo del expediente antes de dar el tema por zanjado. Y mientras, el niño tiene la cuenta bancaria paralizada, porque ya le había venido el cobro de los 900 euros de multa. «Al ser menor, desde el banco me llamaron para que firmara la autorización para que pudieran sacar el dinero, y ya di orden de que de eso nada», apunta la mujer, que fue quien recogió la carta certificada el pasado miércoles, pensando que se trataba de la beca escolar del niño.

En el sobre venían cuatro folios, en los que se detalla que el pasado 5 de febrero, a las 18.15 horas, los agentes de la Guardia Civil del puesto zamorano de Alcañices pararon a F.L.B. conduciendo una camioneta Mitsubishi Canter por la travesía de Rabanales. Llevaba -según recoge el pliego de cargos del expediente sancionador en materia de residuos interpuesto por la delegación territorial de Medio Ambiente en Zamora, dependiente de la Junta de Castilla y León- aluminios, chatarra, baterías, ruedas, envases de aceite y electrodomésticos, todo ello mezclado, sin separar, y sin tener la licencia para gestión de residuos peligrosos. Le imponen una sanción de 900 euros.

Se recoge en el documento el plazo de diez días para presentar alegaciones, pero Elisabete Braz no ha esperado tanto. El lunes mandó la respuesta, después de hablar varias veces con la delegación zamorana de Medio Ambiente. «Me dicen que es porque coincide el nombre, que como el presunto responsable tiene ese nombre, que buscaron la dirección. Pero si hubieran mirado, verían que mi hijo nació en el 2008, así que difícilmente puede conducir», señala. No entiende cómo los agentes no identificaron al conductor y se fiaron únicamente del nombre dado (en la sanción no aparece el DNI en ningún momento).

Pero todavía hay más casualidades. El marido de Elisabete, el padre del niño, se dedica al transporte de mercancías, también peligrosas en ocasiones. «Y si la coincidencia fuera con el nombre de mi marido, ¿cómo salíamos de este lío?», se pregunta, «porque no es fácil recordar y poder demostrar dónde estaba ese día». Sabe que no trabajando de chatarrero en Zamora, una profesión que tampoco su hijo se plantea. Ni siquiera se plantea conducir nada más que su bici, «ni llega a los pedales de un coche». Eso sí, pasado el cabreo inicial, la situación ha dado para alguna broma. «Se lo hemos contado, pero no entiende muy bien qué es lo que realmente pasa. Eso sí, ya hay quien le dice que 'caray, tan joven y ya conduciendo'». Porque está segura de que si los agentes hubiesen parado a su hijo conduciendo una camioneta, en lo que menos se hubiesen fijado es en los residuos. «¡Que tiene cinco años!», remarca.

viernes, 14 de junio de 2013

Se encuentra una bomba antigua en su jardín y la lava en el fregadero

Os imagináis despertar una mañana sobresaltados, tras oír ruidos bruscos en la cocina, y veis como vuestra mujer, con una tranquilidad pasmosa, deposita una bomba oxidada de 10 pulgadas de la Segunda Guerra Mundial sobre la mesa del comedor. Lo primero que pensaríais es en salir corriendo despavoridos, y seguro que se os escapaba algún insulto por el camino.

Pues como la realidad normalmente supera a la ficción, una jubilada británica llamada Carole Longhorn ha sido la protagonista de esta historia que firmaría el mismísimo Alfred Hitchcock. Como cada mañana, esta encantadora británica, residente en Norfolk, trabajaba en su jardín cuando bajo uno de los setos encontró algo voluminoso. Ni corta ni perezosa, lo cargó en una carretilla, lo trasladó al fregadero de la cocina y lo limpió como cualquiera de sus cacharros (¡¡¡OMG!!!). En ese momento, su ángel de la guarda empezó a echar horas extras.

El matrimonio Longhorn

El ruido metálico alertó a Clive, su marido, que fue incapaz de articular palabra cuando sobre una mesa observó una bomba de 25 cm, eso sí, reluciente como una patena. Lo siguiente fue una retahíla de ‘juramentos en Arameo’ que no quiero reproducir y una salida alocada del domicilio como alma que lleva el diablo.

Después de alejarse unos cientos de metros y con las pulsaciones todavía a 200, el señor Longhorn llamó a la policía, que inmediatamente mandó un equipo de artificieros a la vivienda. El artefacto fue finalmente trasladado a una mina abandonada y detonado por un equipo de expertos de la RAF (Fuerza Área Real británica). Para sorpresa del matrimonio, la bomba funcionaba como el día de su fabricación. Menos mal que la espoleta fue caprichosa y no hizo su trabajo como debía.

Vía: 20 minutos.