Banner Libro Chips
Vía: Dos empleadas despedidas por no enseñar los senos a un gorila

sábado, 13 de enero de 2007

Dos empleadas despedidas por no enseñar los senos a un gorila

Dos empleadas de la Fundación Gorila, en California, han denunciado a la organización por despedirlas al negarse a enseñar sus senos a Koko, la gorila capaz de comunicarse por señas con sus cuidadores. Nancy Alperin y Kendra Keller, las cuidadoras, se vieron presionadas por la fundación para que dejaran sus senos al descubierto ante la gorila como forma de ganarse su confianza.

Ambas se negaron y fueron despedidas poco más tarde, aseguraron en su denuncia. La fundación, situada en Woodside, en el norte de California, está examinando la denuncia. Las ex empleadas solicitan una compensación por daños y perjuicios, no especificada, por despido improcedente y discriminación sexual.

La gorila Koko saltó a la fama por sus habilidades a la hora de comunicarse con los humanos mediante el lenguaje de los sordomudos. Según la fundación, este simio de más de 150 kilos de peso conoce y sabe utilizar por señas más de mil palabras. Koko, nacida en el zoo de San Francisco en 1971 y con la que la científica Francine Patterson comenzó a trabajar en las capacidades lingüísticas cuando tenía un año, fue durante largo tiempo la única de su especie capaz de utilizar el lenguaje de los sordomudos como medio de comunicación con los humanos.

Años después, sin embargo, llegó procedente de Camerún otro gorila con aspiraciones artísticas, expresadas tanto en su capacidad para el lenguaje -aprendió quinientas señas del lenguaje de los sordomudos- como para la música, la pintura y el arte en general.

El talentoso gorila, llamado Michael y fallecido hace cinco años, llegó a la Fundación con la única misión de servir de compañía a Koko. Sin embargo, su prometida prefirió a otro macho, Ndune, cuya carencia de toda sensibilidad artística y capacidad de comunicación no parece haber sido obstáculo para la feliz convivencia de la pareja que, sin embargo, no ha podido procrear.

Vía: Serbal