Banner Libro Chips
Vía: Unos arqueólogos desmitifican la belleza de Cleopatra y Marco Antonio

sábado, 17 de febrero de 2007

Unos arqueólogos desmitifican la belleza de Cleopatra y Marco Antonio

Cleopatra y Marco Antonio, una de las parejas más célebres de la historia, cuya belleza fue idealizada por la literatura y el cine, eran en realidad menos bellos de lo que se pensaba, según el estudio de una moneda efectuado por arqueólogos de la Universidad de Newcastle.

La pieza de plata que los representa, de unos 2000 años, revela una reina egipicia dotada de una frente deprimida, de un mentón agudo, de una nariz aguileña y de labios finos, una imagen poco acorde con la encarnación de Cleopatra realizada por la actriz Elizabeth Taylor en la película de Joseph L. Mankiewicz de 1963.

En cuanto a la figura de Marco Antonio -con el que Cleopatra tuvo una relación de diez años- resaltan sus ojos prominentes, su nariz curva y su largo cuello. Esta fisonomía también es bastante distante de aquella representada por el actor Richard Burton en el mismo filme.

La moneda en cuestión, que data del siglo 32 antes de Cristo, estaba en posesión de la sociedad de anticuarios de Newcastle desde 1920. Posteriormente permaneció en el cofre de un banco.

La moneda, buen indicador
La numismática está considerada como uno de los mejores indicadores de la fisonomía facial de personajes antiguos.

"Los escritores romanos hablan de una Cleopatra inteligente y carismática, pero no mencionan su belleza", explicó Lindsay Allason-Jones, director del museo arqueológico de la universidad de Newcastle. Una Cleopatra como símbolo de belleza en Occidente se remonta a la obra de William Shakespeare.

La moneda estudiada por los especialistas de Newcastle estuvo posiblemente durante largo tiempo destinada a pagar los sueldos de los soldados desplegados en Egipto. El objeto cobró atención en el marco de las investigaciones para la creación de un museo del Gran Norte en 2009. La moneda se encuentra en exhibición desde este miércoles en el museo de la universidad de Newcastle.

Via: Orange